PINTURAS RUPESTRES

Peña del Colibrí, las pinturas rupestres que resguarda la Mixteca de Oaxaca

Las pinturas rupestres son una muestra de expresión artística de las civilizaciones antiguas y Peña del Colibrí es un destino oaxaqueño donde puedes disfrutar de estas obras majestuosas

Peña del Colibrí.Conoce estas pinturas rupestres de OaxacaCréditos: inha
Por
Escrito en DESTINOS el

Oaxaca es uno de los estados más impresionantes de México, pues su territorio resguarda una gran cantidad de bellezas y atractivos naturales que son preferidos por muchos viajeros nacionales e internacionales, además de tener una de las mejores gastronomías de todo el país, hermosas tradiciones, festividades y costumbres que enamoran a cualquiera que venga a pasar unas vacaciones en alguno de sus puntos turísticos principales, a los que cada año, llegan millones de visitantes de diferentes partes para deleitar sus sentidos.

Entre lo más destacado de este bello estado, se encuentran sus paradisiacas costas, que tienen diferentes opciones para que cada uno de los integrantes de la familia, pueda disfrutar de los mejores momentos, así como sus zonas arqueológicas, que son las favoritas entre los amantes de la historia y las civilizaciones que habitaron el territorio nacional en tiempos prehispánicos y su diversidad de sitios naturales, que nos hacen olvidarnos por un momento, de todos nuestros problemas para sumergirnos en una atmósfera maravillosa y mágica.

Sin embargo, Oaxaca también destaca por ser un lugar multicultural, con una gran diversidad de sitios majestuosos que son poco conocidos entre los viajeros, pero que nos regalan impactantes vestigios históricos, que pueden ser resguardados, como los más bellos tesoros heredados por nuestros antepasados, quienes se dieron a la tarea de plasmar en las rocas de ciertos puntos clave de México, algunas de sus más importantes costumbres, formas de vida y otros aspectos significativos para toda la humanidad.

Peña del Colibrí, un viaje al pasado oaxaqueño

Mejor conocida como Kava ndiyo’o, Peña del Colibrí es una zona de Oaxaca que cuenta con 500 pinturas rupestres, grafías plasmadas en este espacio, compuestas por complejos diseños, hechos con una gran variedad de técnicas pictóricas. Se sabe que la iconografías de estas, tiene una antigüedad de más de mil quinientos años y sus obras más sobresalientes, son las que cuentan con diseños antropomorfos de cuerpos complejos, como evidencias de manos y representaciones de animales o aves.

Otro de los diseños encontrados son de figuras más básicas, como trazos abstractos o formas geométricas, que fueron elaborados con una amplia paleta de colores y algunas otras tonalidades rojizas, anaranjadas, ocre, amarillas, negras y blancas, en un sitio que tiene poco de haber sido atendido por el Programa Nacional de Conservación de patrimonio Gráfico-Rupestre (PNCPGR) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INHA), para poder ayudar a la preservación de esta zona, tan importante para nuestro país y que debe considerarse como uno de los destinos donde los viajeros pueden volver en el tiempo.

Conocida como Kava ndiyo’o, Peña del Colibrí/Foto: inha

Este frente rocoso de casi unos 300 metros de longitud y más de 30 metros de alto, se puso en mira del INHA, debido a una solicitud hecha por el municipio, con el fin de diagnosticar y registrar de forma oficial, el estado de conservación de esta área y específicamente, de las pinturas que se localizaron en esta extensión, pues son consideradas como un hallazgo muy importante dentro del estado y de gran relevancia para la vida nacional, un atractivo que puede llamar la atención de los visitantes que quieran saber más del estado en alguno de sus paseos.

La Mixteca de Oaxaca ha sido objeto de visitas constantes desde el año 2019, en que los restauradores del Programa, acudieron para realizar diferentes actividades que ayuden a su conservación. En este sitio existen más de 500 diseños de diversas figuras zoomorfas, geométricas y abstractas elaboradas en una gran diversidad de colores para ese entonces. A través de su trabajo, en conjunto con los habitantes de la comunidad, los expertos han desarrollado diferentes actividades que están encaminadas a contar con un conocimiento más específico.

Algunos de estos diseños pueden datar del 400-700 d.C., debido a la relación que tienen con los estilos pictóricos o iconográficos de la región, sin embargo, aún no se sabe el periodo del cual provienen todos estos elementos, pues muchos de ellos comprenden otros periodos aún desconocidos. Este lugar se localiza en una región que fue habitada por hablantes de la lengua mixteca, por lo que se le atribuye la creación de estas pinturas, a los indígenas pertenecientes a esta filiación cultural en tiempos ancestrales.

Es posible que en aquellos tiempos, este lugar y sus pinturas, fueran un sitio sagrado donde se hacían peticiones de lluvia, prosperidad y temas referentes a la agricultura, por lo que se piensa que estas grafías fueron hechas como una especie de petición hacia las deidades del agua y la fertilidad de la Mixteca. Este lugar es un punto de difícil acceso para los visitantes, por lo que ha permanecido bastante protegido, sin sufrir graves daños hechos por los seres humanos, pero presenta algunas alteraciones importantes, dadas por la intemperie y el paso del tiempo.

En la actualidad existe la posibilidad de acceder a esta zona para escuchar las pláticas guiadas, visitar el sitio y tomar alguno de sus talleres, para que los turistas puedan acercarse al conocimiento de este tipo de grabados y con ello, identificar la importancia que tiene la preservación de estos lugares, no sólo en el estado de Oaxaca, sino en todo el territorio mexicano, una labor que se realiza a cargo de los pobladores y de las autoridades del municipio de Ixpantepec y del Barrio de Guadalupe, que puedes conocer en tu próximo viaje por Oaxaca.