LEYENDAS EN MÉXICO

Día del Beso: Un beso de Santa Anna originó el Estado de Aguascalientes

La decisión de independizar Aguascalientes de Zacatecas ocurrió cuando Santa Anna besó a doña Luisa Fernández de García Rojas.

Día del Beso.La historia de cómo Santa Anna logró crear un estado con un beso Créditos: Pixabay
Por
Escrito en TENDENCIAS el

Una de las leyendas más conocidas en Aguascalientes es la del beso que provocó el reconocimiento de dicho estado como independiente ¿Cómo fue posible? Ahora, como Día del Beso, te daremos una explicación sobre el beso de Santa Anna, el cual se dice que originó el Estado de Aguascalientes, pues aunque de manera oficial en 1857 se instituyó el territorio como Estado, fue en 1835 cuando el territorio de esa entidad fue separado de Zacatecas

Esto ocurrió cuando el gobernador zacatecano Francisco García Salinas se sublevó ante la presidencia centralista de Antonio López de Santa Anna. El mandatario se trasladó hasta aquel estado para sofocar la rebelión, pero durante su trayecto se detuvo en la ciudad de Aguascalientes donde pasó la noche en casa de Pedro García Rojas y es aquí donde la leyenda del beso de Santa Anna originó el Estado de Aguascalientes. 

¿Qué ocurrió con el presidente en Aguascalientes? 

Todo comenzó el 1 de mayo de 1835, cuando el entonces presidente Antonio López de Santa Anna viajó rumbo a Zacatecas con tres mil hombres, todo para sofocar la rebelión en contra de su gobierno, la cual instó el gobernador zacatecano Francisco García Salinas. Ese día, López de Santa Anna pernoctó en Aguascalientes, justo en una casa de abolengo, la cual se trataba de la residencia de doña Luisa Fernández Villa de García Rojas y su esposo don Pedro García Rojas, quien era un personaje distinguido de la ciudad. 

En ese tiempo, Aguascalientes solar era un territorio agregado a la ciudad de Zacatecas y sus habitantes deseaban, desde hace mucho tiempo, que su ciudad se independizara del yugo zacatecano. De esta manera, los habitantes llenaron con flores y papel de china la calle de Morelos, donde se encontraba la residencia de los García Rojas. Durante la cena, muy cordialmente escucharon las historias del presidente, pero doña Luisa comenzó a tomar las riendas al comentar la falta de empleos, escuelas y demás con la administración zacatecana. 

El beso que liberó a Aguascalientes

Cuando doña Luisa estaba por terminar su relato, un empleado llegó al comedor para buscar a don Pedro, con el afán de que atendiera un asunto urgente, así fue como salió de la cena. Sin embargo, su esposa al retomar la charla le dijo al presidente Santa Anna: 

“Aguascalientes busca ser independiente, basta que usted lo quiera general, que en este pueblo todos lo anhelamos, llegaríamos hasta el sacrificio para obtenerlo”.

-“¿De veras hasta el sacrificio?”, dijo Santa Anna a doña Luisa. 

Las palabras del presidente no escondían la impresión que tenía al ver la belleza de Doña Luisa y su pasión al hablar, así que acercó sus labios a los de la mujer, y le dio un apasionado y prolongado beso, que solo fue interrumpido por los pasos del esposo, quien poco a poco se acercaba al comedor.  Cuando el esposo entró a escena, doña Luisa se acercó a él y le dijo emocionada: 

“¡Por fin Aguascalientes es independiente! ¿Verdad, general?”. El presidente asintió con la cabeza, y contestó: “Verdad, es”.

Es así como el 23 de mayo de 1835 se expidió un decreto confirmando la independencia de Aguascalientes. Don Pedro García Rojas, fue nombrado como el primer gobernador. 

Como dato adicional, el escudo de Aguascalientes cuenta con un símbolo que hace alusión al beso de Santa Anna, donde se puede ver una cadena y unos labios rojos, este es el símbolo que representa dicha leyenda.